¿Qué les depara el futuro a las personas con autismo?

Las personas en el espectro autista y sus familias se enfrentan a una serie de problemas con los que los padres, que no tienen hijos autistas, ni siquiera pueden soñar. Es una experiencia que no le gustaría que nadie viviera, ni siquiera sus peores enemigos. La soledad, la falta de respuesta, la incapacidad para entrar en contacto con otros niños, los arrebatos físicos y cosas aún peores forman parte de la vida cotidiana y, a pesar de su amor por el niño, los padres y toda la familia están siendo llevados a límites extremos.

La medicina oficial trata el autismo como una condición que no puede ser tratada y las personas con autismo generalmente reciben un diagnóstico de que la condición nunca mejorará. Afortunadamente, muchos ejemplos exitosos de personas autistas demuestran que esto no es necesariamente el caso. En los últimos años la vida de las personas con autismo y sus familias ha cambiado considerablemente, para mejor.

¿Qué son los biomarcadores y qué tienen que ver con el autismo?

Científicos de los EE.UU. descubrieron hace años que existen biomarcadores que permiten determinar qué niños están más expuestos al riesgo de autismo.

Los biomarcadores son sustancias que pueden ser rastreadas en el cuerpo. Son indicadores mensurables de cierto estado o condición biológica.

El Dr. Gerald Mizejewski del Departamento de Salud del Estado de Nueva York ha realizado una investigación en 2013. 40 familias con niños autistas de 3 a 5 años de edad fueron incluidas en la investigación. 20 familias dieron su consentimiento para participar y se realizaron pruebas a 16 personas. El sujeto de la prueba era su sangre, que fue tomada cuando nacieron y almacenada en forma congelada.

Se enviaron muestras de sangre para su análisis a Texas, donde se analizaron 90 biomarcadores. 15 biomarcadores arrojaron resultados. En la siguiente tabla se presentan los biomarcadores, cuál es su efecto sobre la manifestación del trastorno del espectro autista en recién nacidos, la conexión biomédica/bioquímica y el nivel de biomarcador (alto o bajo).

Aquí se muestra gráficamente qué biomarcadores relacionados con el autismo tienen efecto sobre cuáles de las posibles causas del autismo.

 

Aquí se muestra gráficamente qué biomarcadores relacionados con el autismo tienen efecto sobre cuáles de las posibles causas del autismo.

En la conclusión de su investigación, el Dr. Mizejewski y otros coautores escribieron:

El ritmo de la investigación sobre el autismo y los conocimientos adquiridos ha aumentado exponencialmente en la última década. Esto es cierto no sólo en la clínica, sino también en el banco de investigación. En los próximos 5-10 años, podemos esperar que el campo del autismo expanda y amplíe su actual base de conocimiento en las áreas de metales tóxicos, nutrición, bioquímica GI, loci genéticos, imágenes médicas, autoinmunidad e inflamación del cerebro. En genética, el aumento de los descubrimientos de la agrupación de genes y los loci de genes de susceptibilidad al autismo estarán a la vanguardia. La medición de metales pesados se presta para mediciones en el cabello de pacientes autistas, en niños y adultos, para identificar tanto deficiencias como cantidades excesivas. El desarrollo de nuevas dietas y suplementos dietéticos mejorará el bienestar diario de las personas con autismo. La presunta vinculación de los péptidos GI con el autismo se llevará a cabo a la luz del descubrimiento de que los péptidos GI tienen la misma transcripción de genes y ARNm que los neuropéptidos del cerebro. En el campo de las imágenes médicas, las alteraciones en las áreas motoras y sensoriales del cerebro se visualizarán y definirán en regiones como la amígdala y la corteza orbital y frontal. La asociación autoinmune con el autismo a través del sistema HLA de leucocitos humanos se aclarará especialmente en las regiones HLA-DRB1*011 y HLA-DRB1*3. El papel de la exposición perinatal a la testosterona en el síndrome del “cerebro masculino extremo” en pacientes autistas se aclarará más completamente. Por último, como se indica en el presente informe, los procedimientos para examinar a los recién nacidos al inicio del autismo están actualmente en curso y se seguirán explotando.

Entonces, ¿qué hay de nuevo en el campo del cuidado de las personas con autismo?

La investigación anterior tiene 5 años de antigüedad y como dr. Mizejewski predijo correctamente que había una serie de cambios en este tiempo.

La conexión entre el alto nivel de testosterona en la sangre del embrión y la aparición del autismo fue confirmada, seguida de descubrimientos adicionales en este campo.

Las pruebas de metales pesados en el cabello para personas en el espectro autista se han vuelto comunes y están disponibles para casi cualquier persona en el mundo.

Se desarrollaron nuevas dietas y complementos alimenticios que ayudan a las personas con autismo y a sus familias a vivir mejor. Un lugar especial entre los suplementos dietéticos está reservado para RENS H, que permite limpiar los metales tóxicos del cuerpo y que ha ayudado a muchas personas autistas y también a otras personas con problemas muy diversos a limpiar su cuerpo de metales y otras toxinas.

Todavía no se han realizado pruebas a los recién nacidos para determinar el nivel de riesgo de exposición al autismo, pero podemos ser optimistas en cuanto a que esto ocurrirá en un futuro no muy lejano. Todo esto y otras cosas que están sucediendo relacionadas con el cuidado de las personas con autismo pueden llenarnos de optimismo. Los retos, el estrés y los sacrificios siguen siendo enormes, pero la luz al final del túnel es ahora más brillante, ya que hay casos comprobados de mejora del estado de salud. Creemos que sólo mejorará.

Fuente: Newborn screening for autism: in search of candidate biomarkers https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4981185/.

Foto: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4981185/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *